Alertamos sobre los Jet Fan

  • Visto 229 veces
Alertamos sobre los Jet Fan

Nos referimos a que cada vez es más habitual que en la construcción de un garaje o aparcamiento se proyecte la solución a darle a la debida extracción de humos para caso de incendio, mediante ventiladores helicoidales que comúnmente son conocidos como JET FAN.

Les recordamos que por primera vez aparece recogido en el nuevo R.I.P.C.I. ( Reglamento de Instalaciones de Protección Contra Incendios, Real Decreto 513/2017, que entró en vigor el 12.12.2017 y que se publicó en el BOE de 12.06.2017 ) el sistema de control de humos y calor como un equipo más de protección activa contra incendio.

Dentro de su articulado, se reconoce como sistema propio a tal finalidad, el conducto de extracción metálico tradicional que hemos visto tantas veces en los aparcamientos, dotado de rejillas y conectado a un sistema de extracción.

Se dice también en el nuevo RIPCI, que los sistemas de control de humos y calor por ventilación horizontal son sistemas concebidos para limitar la propagación del humo desde un espacio a otro dentro de un edificio con reducida esbeltez.

Se está refiriendo el reglamento a los “ventiladores” que expulsan el humo mediante impulso horizontal, como ocurre perfectamente en túneles de carretera.

Sólo que estos ventiladores o JET – FAN, como son conocidos coloquialmente, están cada vez implantándose en mayor número en garajes y aparcamientos subterráneos, privados y públicos, como único sistema para extraer el humo en caso de incendio, en detrimento del sistema tradicional de los conductos de extracción metálicos, de sección rectangular o circular, y que son los únicos reconocidos en el CTE ( Código Técnico de la Edificación ) como sistemas propios para extraer los humos de un garaje o aparcamiento en caso de incendio.

Recordemos que las víctimas de un incendio suelen darse por inhalación de humos, y no por quemadura directa.

De ahí la importancia que debe darse a un sistema de extracción de humos.

La reglamentación vigente, CTE e incluso el Nuevo RIPCI, dejan claro que los sistemas a emplear deben ser los tradicionales de conductos metálicos conectados a un sistema de extracción, dejando la normativa vigente la posibilidad de utilizar JET – FAN sólo para “espacios de reducida esbeltez” y túneles en carretera, pero no existe norma legal alguna en la actualidad que autorice dichos sistemas para garajes y aparcamientos de cierta envergadura.

Estamos ante un producto no tradicional que dado que no está autorizado expresamente por norma legal alguna, debería ( así se exige en el artículo 5 del citado RIPCI ) tener una marca de conformidad a norma que acreditase que cumplen las exigencias de seguridad establecidas en dicho reglamento, o incluso contar con una evaluación técnica favorable de idoneidad expedida por algún organismo habilitado, previo ensayo de campo de su funcionamiento y eficacia.

No conocemos que en España ningún sistema JET – FAN cuente con tales documentos de acreditación.

Hemos encargado un dictamen pericial a un técnico independiente, en este caso, al prestigioso ingeniero superior industrial, especializado en seguridad industrial, D. JUAN ANTONIO SANZ SANZ, colegiado nº 11962 del COIIM, Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Madrid, visado en dicho colegio en fecha 4.6.2018 que está siendo presentado en los organismos oficiales advirtiendo de los ventiladores JET FAN no sólo desde el punto de vista de falta de su regulación o reconocimiento legal, sino incluso, aportando datos de ingeniería, cuestionando seriamente que tales ventiladores pudieran evacuar el humo en caso de incendio, manifestando el perito que estos ventiladores pueden ayudar a los bomberos, en una segunda fase del incendio, a localizar el foco del mismo, para apagarlo, pero desaconsejando este sistema en el primer momento crítico del incendio, es decir, cuando hay personas en un aparcamiento y hay que evacuar el humo para evitar la asfixia de los usuarios, hasta que estos consigan utilizar las rutas de escape y evacuación. Pone el ingeniero por ejemplo, que dado que los ventiladores impulsan el humo en una dirección, pudiera ocurrir que los usuarios corrieran para escapar del humo justo a contracorriente del ventilador, en cuyo caso, este, más que evacuar el humo lo que haría sería lanzarlo hacia las personas que están huyendo del humo precisamente.

Estableciendo dicho dictamen pericial como único medio posible y eficaz para la extracción de humos, el conducto tradicional.